Helio

El Helio es un gas mucho más ligero que el aire y es el líquido más frío que se encuentra en la tierra. Se obtiene de fuentes de gas natural y se utiliza en Soldadura, Refrigeración de Equipos de Imágenes por Resonancia Magnética, Producción de Componentes Electrónicos, Buceo a grandes profundidades, para inflar globos y en muchos procesos industriales.

El Helio, He, es el segundo gas elemental más ligero después del hidrógeno. El más pequeño de todas las moléculas, tiene el punto de ebullición más bajo de que cualquier cualquier otro elemento.

Es incoloro, inodoro, insípido y no tóxico, químicamente inerte y no inflamable, sólo ligeramente soluble en agua, y tiene una conductividad térmica alta.

El Helio se produce continuamente en la corteza de la tierra por bajada radiactiva del uranio y otros elementos. Así, se va introduciendo gradualmente en la atmósfera. El Helio sería mucho más abundante en el aire si no fuera por el hecho de que sus átomos son tan ligeros que escapan del campo de gravedad de la tierra, y desaparecen en el espacio.

El Helio en la atmósfera tiene aproximadamente una concentración de cinco ppm. Debido a esta baja concentración, su extracción comercial del aire es inviable. Afortunadamente, han sido encontrados algunos depósitos naturales que contienen cantidades significativas de Helio. No obstante, el Helio empleado habitualmente se obtiene de depósitos de gas natural, el cual posee una pequeña concentración de helio (0,3%) en su volumen total.

Estas son algunas de las aplicaciones en la Industria en las que el Helio es de gran utilidad:

Detección de Fugas
Investigación
Electrónica
Biomedicina
Láser Uso Médico y Uso Oftalmológico
Equipos de Diagnóstico por Imagen
Mezclas de Difusión Pulmonar
Industria Aeroespacial
Industria Química
Centrales Térmicas y Nucleares
Inertización
Fibra Óptica
Refinerías