Oxígeno


El Oxígeno es indispensable para casi todas las formas de vida en la Tierra pero además resulta muy útil en muchas otras aplicaciones además de facilitar la respiración. Utilizado en Combustión en lugar del aire, mejora la Productividad, ahorra Energía y minimiza las Emisiones de humos en la Producción de Vidrio, Productos Químicos y Farmacéuticos y Metales incluído el Acero. También se utiliza en el Blanqueo de Papel y para potenciar el rendimiento de las Depuradoras de Aguas Residuales y de las Piscifactorías.

El Oxígeno es incoloro, inodoro e insípido. Tiene una solubilidad pobre en el agua.

El Oxígeno reacciona con todos los elementos, excepto gases inertes, para formar componentes llamados óxidos. El ratio de reacción - conocido como oxidación - varía. Por ejemplo, el magnesio se oxida muy rápido, reaccionando espontáneamente en el aire. No obstante, los metales nobles, como el oro y el platino, se oxidan sólo a muy altas temperaturas.

Aunque el Oxígeno por si sólo no es inflamable, permite la combustión y ayuda a todos los materiales que son inflamables en aire a quemarse de forma más rápida y vigorosa. Esta propiedad en la combustión permite su uso en muchas aplicaciones industriales.

Las Industrias Y aplicaciones más importantes con uso de Oxígeno son:

Acerías
Medicina
Aluminio
Pasta y papel
Piscicultura
Fundición de Hierro
Productos Farmacéuticos
Industria Aeroespacial
Soldadura y Corte
Industria Química
Tratamiento de Aguas
Instrumentación Analítica
Vidrio